Vida en Marte 火星の生活 


Resumen de Nippon.com – Semana del 24 al 30 de junio de 2013

Han sucedido muchas cosas durante esta semana. El Fuji fue incluido en la lista de lugares Patrimonio de la Humanidad el día 22 de junio, se anunció el estreno de la nueva película de Miyazaki Hayao, ‘Kaze Tachinu’, el COI hizo público su informe sobre las ciudades candidatas a los Juegos Olímpicos y Paralímpicos 2020, dejando en muy buen lugar a Japón, la Dieta aprobó una nueva ley para prevenir el acoso escolar (ijime), etc. Muchas cosas ocurren en muy pocos días. En Nippon.com también hemos tenido una semana muy ajetreada, por lo que esta entrada llega un poco tarde. Pero aquí la tenéis.

En la semana del 24 al 30 de junio, en Nippon.com:

El futuro del idioma japonés podría estar en peligro, según la novelista Mizumura Minae

La novelista y crítica habla en una entrevista realizada por Kōno Michizaku sobre los retos que afronta la lengua japonesa en un panorama internacional dominado por el inglés. Insiste en que es necesaria una educación más centrada en la riqueza de la lengua del país y en la lectura de los autores contemporáneos. Su ensayo crítico Nihongo ga Horobiru Toki: Eigo no Seiki no Naka de (La caída de la lengua japonesa en la era del inglés) ha sido todo un éxito.

El Monte Fuji fotografiado por Ōyama Yukio

Con motivo de la inclusión del Fuji en la lista de lugares Patrimonio de la Humanidad, compartimos este conjunto de bellas estampas de esta “montaña sagrada” del fotógrafo Ōyama Yukio.

El mangaka Urasawa Naoki y el cómic europeo

Contamos en este artículo todo lo que dió de sí una impresionante mesa redonda en la que participaron los mangakas Ōtomo Katsuhiro (Akira) y Urasawa Naoki (20th Century Boys) junto a dos representantes del bande desinée franco-belga, Benoît Peeters y François Schuiten.

La educación como inversión de futuro: el espíritu de Kome hyappyō

La profesora Hosoda Haruko comparte con nosotros una historia que bien se podría aplicar hoy día a muchos de los países que están tomando medidas de austeridad en estos momentos de crisis. La historia del Kome hyappyō (los cien sacos de arroz) es una lección sobre el papel imprescindible que juega la educación a la hora de construir el futuro de un país.

La accidentada historia del Kabukiza de Ginza

En abril se inauguró el renovado Kabukiza de Ginza, meca del teatro kabuki en Japón. Contamos sus orígenes y larga historia en la que no faltan catástrofes y penalidades, pero también momentos de éxito que convierten a este edificio en uno de los espacios culturales más importantes de todo Japón.

 Estos son otros artículos de Nippon.com que han captado vuestra atención en las últimas semanas:

- Blogs dedicados a la comida para llevar

- [Diapositivas] Los días apacibles de Misao y Fukumaru

- El acoso escolar japonés

- Especial “Aprendiendo japonés”: Presentación

- Recuerdos divididos: Los libros escolares de historia y las guerras de Asia



Resumen de Nippon.com – Semana del 10 al 16 de junio de 2013

Cada semana os traigo un resumen de lo que se ha publicado en los últimos días en Nippon.com. Los que no conozcáis aún la página, os recomiendo que la visitéis, y que busquéis los temas que más os interesen.

Por cierto, os habréis fijado que la web no tiene publicidad (como este blog). Nippon.com es una publicación que elabora Nippon Communications Foundation, una organización no gubernamental cuyo objetivo es dar a conocer en todo el mundo la realidad japonesa más allá de los tópicos y de la “sota, caballo y rey” que se suele presentar en los manuales. Por eso me gustaría que comentaseis con libertad vuestra opinión sobre la página, y qué artículos os gustaría leer en la misma. Es mi labor traeros esa información en español y atender vuestras sugerencias.

Esta semana, en Nippon.com:

Analizamos el problema de la sustracción de menores por parte de sus madres japonesas

Japón ha aprobado recientemente en el parlamento adherirse al Convenio de La Haya sobre la sustracción de menores. Esta decisión llega tras años de presiones de la comunidad internacional, especialmente de EEUU, donde son numerosos los casos de mujeres japonesas que han decidido llevarse al menor a Japón sin informar al marido tras la ruptura del matrimonio. Por supuesto, el asunto del rapto de menores no es sencillo, y debe analizarse desde múltiples perspectivas. La experta Kamoto Itsuko nos ofrece la visión japonesa del problema, y analiza los retos a los que Japón deberá enfrentarse en el futuro próximo. Por el momento, el parlamento ya está trabajando en la elaboración de una proposición de ley.

Os mostramos el lugar de culto de la comunidad islámica en Japón, la bella mezquita Tokyo Camii

Aunque son pocas las personas que saben de su existencia, en Shibuya, en pleno corazón de la capital nipona, se erige una impresionante construcción de estilo otomano. Se trata de la Tokyo Camii, una mezquita que es más que un lugar de oración y culto. Es un monumento arquitectónico y un centro cultural donde conocer más sobre la cultura de los países islámicos y sobre la historia del islam en Japón. Al artículo acompaña una galería de fotos donde se ven algunos de los rincones de esta construcción.

La poetisa de haiku Mayuzumi Madoka nos habla en su columna sobre la cultura que rodea a los wagashi, los dulces japoneses

Mayuzumi Madoka considera que los dulces japoneses deben entrar en una categoría especial, y ciertamente la cultura que rodea a estos dulces, y su elaborada composición que representa el cambio de las estaciones en Japón los convierten en elementos que trascienden la gastronomía. Los wagashi no son sólo un entretenimiento para el paladar, sino un placer para la vista y un reflejo de la más sofisticada cultura tradicional de Japón.

Un mapa de los matsuri de Japón

Si estás preparando un viaje o vives en Japón y quieres saber cuáles son los festivales más populares, cuándo se celebran y de dónde proceden, este mapa te puede ayudar. Pulsando en cada imagen se abre una pequeña ventana en la que se amplía la información de cada matsuri. Por supuesto, recomiendo también leer otros artículos relacionados. Y es que se acerca el verano, y comienzan muchos de esos festivales. Ya sabéis: puestos de comida, mikoshi, yukata, ramune y muchísima gente.

 ¿Te han gustado los artículos? ¿Nos ayudas a difundir nuestra web a todo el mundo hispanohablante? Coloca un enlace a http://www.nippon.com/es en tu web y comparte lo que publicamos en las redes sociales.

Recuerda que también tenemos página en Facebook y cuenta en Twitter donde además de las actualizaciones ofrecemos otros contenidos.

Feliz fin de semana a todos.



Dentro de Hal Tokyo – Modo Gakuen (Cocoon Tower)
julio 24, 2012, 12:09 PM
Filed under: arquitectura, arte, Cultura, Lugares, Música, Oficios, Tecnología, Tokyo | Etiquetas: , , , ,

IMGP0593   Cocoon Tower / Shinjuku

Hoy he podido al fin entrar en la Cocoon Tower. Desde que vi por primera vez esta torre en construcción en el corazón de Shinjuku, quise entrar y subir a lo más alto. Normalmente la entrada no está permitida al personal ajeno a los centros de estudios que acaparan cada planta del edificio, pero de vez en cuando alguna actividad ofrece la oportunidad de acceder y conocer de cerca qué es lo que se cuece detrás de esos muros cortina curvilíneos.

En el Hal Tokyo - Modo Gakuen (calidad móvil)

En el Hal Tokyo - Modo Gakuen (calidad móvil)

En las 50 plantas de este edificio están integradas dos escuelas, el Modo Gakuen de Tokio, dedicada al diseño artístico y estético; y el HAL, un centro de estudios de tecnología, centrado principalmente en el desarrollo de juegos de última generación y creado con la participación de diversas empresas para satisfacer la demanda de mano de obra altamente cualificada de estas. Además de juegos, esta escuela está dedicada a todo lo que rodea este oficio, con lo que también hay departamentos para el desarrollo de gráficos por ordenador, música, diseño de automóviles, robótica y Nuevas Tecnologías de la Información. Las principales empresas que participan en este monstruoso centro de estudios son Nintendo y Microsoft, aunque también están Capcom, Square Enix, Production I.G., Tv Asahi, Yamaha, Softbank, Yahoo Japan, Rakuten, Hp, Fujitsu, entre otras muchas.

En el Hal Tokyo - Modo Gakuen (calidad móvil)

La persona que ha ofrecido el pequeño curso (en realidad, nada excesivamente interesante, ya veréis), es uno de los antiguos desarrolladores de House of the Dead en Sega, entre otros juegos, y ahora profesor en HAL. En curso consistió básicamente en ver cómo se movía una imagen estática en la Nintendo DS, es decir, el primer paso para introducir los gráficos en la consola portátil. Sin embargo, se quedó en poco más que media hora de photoshop, retocando la figura de un lobo a lo tonto, y luego la introduciéndola en la consola.

En el Hal Tokyo - Modo Gakuen (calidad móvil)

Nada del otro mundo, pero interesante por los comentarios del profesor, que entre otras cosas destacó que el que quiera estudiar en HAL tiene que mentalizarse de que se trata de un calvario de 4 años que requiere de mucho arte y un esfuerzo titánico a diario. Según sus propias palabras: “Si quieres echarte novia o novio, estudiar en el extranjero, o comer comida china o tailandesa, esta no es la escuela que buscas”. Se trata de una escuela muy estricta ya que los alumnos que se gradúan en la misma terminan trabajando para grandes empresas del sector, desarrollando juegos para XBOX o Nintendo, diseñando automóviles, o todo el apartado artístico que rodea a este maravilloso mundo.

Por cierto que la matrícula anual ronda los 1.300.000 yenes, casi 14.000 euros, un precio no demasiado elevado si consideramos que es Japón, y que el plantel de profesores y de colaboradores es de mucha categoría.

La mejor parte de la actividad vino después, cuando subimos al mirador de la planta 50, para observar el paisaje de Tokio desde una nueva perspectiva.

En el Hal Tokyo - Modo Gakuen (calidad móvil)

En el Hal Tokyo - Modo Gakuen (calidad móvil)

HAL - Modo Gakuen

Poco después fuimos bajando planta por planta, para ver las distintas aulas y conocer cuál era la finalidad de cada una.

En el Hal Tokyo - Modo Gakuen (calidad móvil)

Como he comentado antes, uno de los departamentos se dedica al diseño de automóviles, buscando qué aspecto tendrán los coches que veremos dentro de algunos años.

En el Hal Tokyo - Modo Gakuen (calidad móvil)

En el Hal Tokyo - Modo Gakuen (calidad móvil)

También encontramos las aulas donde se crean los efectos y la música de las animaciones, así como el doblaje de las películas y videojuegos.

En el Hal Tokyo - Modo Gakuen (calidad móvil)

En esta otra sala llena de cacharros de Apple es donde verdaderos artistas hacen todo el diseño gráfico no sólo de juegos, sino también del aspecto de los productos que compramos a diario, sus anuncios, envoltorios, etc. Por supuesto, hay otra sala enorme con PC’s donde se crea todo el arte que rodea a los juegos de XBOX.

Pudimos ver asimismo la sala donde se realiza la captura de movimiento para las animaciones en 3D, así como a algunos alumnos trabajando en sus diseños tridimensionales, y un aula de robótica en plena actividad a la que no pudimos pasar, y cuyos alumnos opusieron un poco de resistencia cuando intentamos tomar fotografías.

Por supuesto, después de la visita, hubo regalo: póster más carpeta con toda la información sobre HAL. Una visita curiosa que ha merecido la pena, y que os recomiendo si alguna vez tenéis la oportunidad de hacerla. Por cierto que hay un dato curioso sobre esta escuela, y es que se trata del segundo centro educativo más alto del mundo, con 204 metros de altura, después de la Universidad Estatal de Lomonosov en Moscú, con 240 metros de altura. Lo curioso es que mientras que la Cocoon Tower alberga 50 plantas, la universidad de Lomonosov sólo tiene 36. Una última cosa: la Cocoon Tower es también el diecisieteavo edificio más alto de Tokio.

HAL - Modo Gakuen

*Las fotos tuve que tomarlas con el móvil, así que os pido disculpas por la baja calidad.



La cultura del suelo
julio 21, 2010, 10:51 PM
Filed under: arquitectura, arte, Cultura, Tokyo, Urbanismo

Hace unas semanas comentaba con un profesor japonés que estaba de visita en Sevilla algunos aspectos relativos a la diferencia entre el concepto de espacio que existe en Europa y Japón. Cuando se leen distintos estudios comparativos entre Japón y Occidente que no buscan más que definir lo que tiene de japonés la cultura nipona, uno encuentra muchos puntos en común. La cultura del espacio en Japón es la cultura del suelo, o bien, como otros autores la han llamado: “la cultura que se descalza”, “la vida en plataformas”, “la cultura del genkan” (espacio donde uno se descalza antes de pasar a casa).

Esto, que leído por primera vez puede parecer una soberana estupidez (y a lo mejor lo es para muchos), alcanza todo su sentido si analizamos distintos hechos de la vida y la cultura popular japonesa. Por ejemplo, el arquitecto Ashihara Yoshinobu, al que ya he mencionado en otros post, empezaba a definir así la vida en una casa japonesa: “Nos quitamos los zapatos y entramos en casa”. El hecho de descalzarse en el genkan tiene una raíz histórica muy importante. La explicación que a menudo se da a esto es meramente pragmática: no estropear el tatami. Sin embargo, hoy día muchas viviendas no tienen tatami, sino madera, por lo que descalzarse es un acto de higiene fundamental en la casa japonesa.

Rekishi-kan. En Tajiri-Cho, Ôsaka.

Conviene recordar también que los orígenes del genkan están relacionados con la doctrina del budismo Zen, y asimismo con la psicología del espacio. Hay autores que defienden, de manera acertada, que el genkan es un umbral psicológico que separa la vida y la etiqueta en el exterior, del refugio y el comportamiento relajado en el hogar. En pocas palabras, la casa de un japonés de clase media no está pensada para recibir visitas, porque forma una parte fundamental de su intimidad. No os sorprendáis si alguna vez un japonés amigo vuestro que se haya alojado en vuestra casa no corresponda ofreciéndoos una habitación. Esto ha cambiado con el correr de los tiempos y la influencia de un interiorismo de estilo más global, por supuesto, aunque se siguen conservando elementos y materiales netamente japoneses.

Pero pongámonos en el caso de un occidental que entra en una casa japonesa por primera vez (por ejemplo, un caso personal). Lo primero que sorprenderá, si uno entra en un piso pequeño de un típico bloque de hormigón, es que el recibidor está lleno de dos cosas: zapatos y paraguas. Esta suele ser una constante, con excepciones, claro. Lo de los zapatos es evidente, porque uno se descalza en el piso inferior, y sube a la tarima. Lo de los paraguas es lógico si conocemos el clima japonés. Pasemos ahora a la estancia principal: ¿Dónde está el sofá? ¿Por qué la televisión está tan baja? ¿Por qué únicamente hay sillas en la mesa de la cocina?

Todas estas preguntas asaltan y sorprenden a una persona que desconozca la cultura japonesa. Cuestión de perspectiva. En una casa típica japonesa, aunque haya moqueta, se vive en el suelo. En realidad, los japoneses viven en en plataformas desde tiempos inmemoriales, cuando se estableció la vida elevada para protegerse de la humedad del suelo. Esto no es nada irrelevante, pues afecta físicamente a los japoneses, cuya espalda y cadera debe soportar el acto de agacharse y levantarse del suelo continuamente, algo que personas mayores de occidente hacen con dificultades. La espalda también se curva, el cuerpo cae hacia adelante en la postura relajada que adoptan muchos japoneses. No obstante muchas personas mantienen hasta la vejez la flexibilidad suficiente para poder doblar las rodillas y caderas hasta alcanzar el suelo.

Afecta igualmente al arte. En Europa, que a menudo es definida como la cultura de la muralla, por el urbanismo de la antigua ciudad amurallada, y por la importancia del muro en la arquitectura tradicional, la pintura al óleo o con materiales que permitieran colocar el lienzo verticalmente fue la que predominó y triunfó en el arte y la cultura. En cambio en Japón fue la tinta, ya sea en caligrafía o a la aguada en el sumi-e, la que triunfó en la cultura tradicional. Ni que decir tiene que la técnica que se utiliza para este tipo de pintura y escritura obliga al autor a poner el papel horizontalmente, sobre una tablilla o directamente en el suelo.

Rekishi-kan. Tajiri-Cho, Ôsaka.

En una casa japonesa la televisión debe estar también a la altura adecuada para la vida en el suelo, al igual que la mesa camilla con estufa que se conoce como kotatsu. El gran maestro del cine “costumbrista” japonés, Yasujiro Ozu, quiso ofrecer a su público la perspectiva real de una casa japonesa, y como buen perfeccionista ideó un trípode que ponía la cámara a la altura de una persona que se sienta en torno a un kotatsu a charlar. Con esto, el espectador podía sentir que estaba presente en la escena, sentado junto a sus artistas favoritos. La vida en el suelo cambia la perspectiva del mundo, y me atrevería a decir que pese a los cambios que están sufriendo las nuevas viviendas en Japón, este tipo de perspectiva desde el “tatami” no se abandonará del todo en mucho tiempo.



Una canción de Tôru Takemitsu - 「小さな空」 ‘Pequeño cielo’
noviembre 27, 2009, 11:09 PM
Filed under: arte, Cultura, Música, Personajes

Descubrí en Japón la obra de Tôru Takemitsu 武満徹llamada Song book. Este gran compositor japonés, al que el premio nobel de literatura Kenzaburo Oe reverencia en sus libros, sin duda, y al que dedica su obra Salto mortal, es también autor de numerosas canciones populares como esta, que hoy día podemos oír en cualquier coral. Como este fin de semana quiero dejar con buen sabor de boca a todos los que amablemente me leéis, os ofrezco esta canción con su letra, transcripción y traducción. Podéis oír la versión del video de Mutsumi Hatano y Takashi Tsunoda. Para mi gusto, es una canción muy bella. Con vosotros, Chiisana Sora 小さな空, el pequeño cielo.

青空見たら            Aosora mitara
綿のような雲が     watano youna kumo ga
悲しみをのせて     kanashimi wo nosete
飛んでいった         tondeitta
いたずらが過ぎて Itazura ga sugite
叱られて泣いた     shikararete naita
子供の頃を            kodomo no koro wo
思い出した             omoidashita
夕空見たら            Yuuzora mitara
教会の窓の            kyoukai no mado no
ステンドグラスが    sutendogurasu ga
真っ赤に燃えてた  makka ni moeteta
いたずらが過ぎて Itazura ga sugite
叱られて泣いた      shikararete naita
子供の頃を             kodomo no koro wo
思い出した              omoidashita
夜空を見たら         Yosora wo mitara
小さな星が              chiisana hoshi ga
涙のように               namida no you ni
光っていた               hikatteita
いたずらが過ぎて  Itasura ga sugite
叱られて泣いた       shikararete naita
子供の頃を              kodomo no koro wo
思い出した               omoidashita

Al ver un cielo azul,
una nube como de algodón
se llevaba volando la tristeza.

Hacía demasiadas travesuras
era reprendido y lloraba.
Recuerdo cuando era un niño.

Al ver el cielo del atardecer,
la vidriera en la ventana de la iglesia
ardía en un rojo intenso.

Hacía demasiadas travesuras
era reprendido y lloraba.
Recuerdo cuando era un niño.

Al ver el cielo nocturno,
una pequeña estrella
brillaba como una lágrima.

Hacía demasiadas travesuras
era reprendido y lloraba.
Recuerdo cuando era un niño.



Televisión educativa en Japón: Shakin! (II) Kanjite Goran
noviembre 10, 2009, 11:08 PM
Filed under: arte, Cultura, curiosidades, Música, TV

Hace un tiempo os hablé de un programa educativo que adoro que se llama Shakin!.  En aquella entrada os enlazaba un video de una canción titulada Kanjite goran, con la que se podían aprender los primeros 80 Kanji de la escuela primaria en Japón. Pues bién, hace poco me he topado con el segundo video, mucho más trabajado, donde se pueden aprender un centenar de Kanji más con su vocabulario. Sigo afirmando que adoro este programa, y que cuando pueda conseguiré los DVD del mismo. Está realizado por un grupo artístico (Manzai entre otras cosas) llamado Rahmens, y si hacéis una búsqueda sobre el mismo en Youtube podréis encontrar videos muy interesantes que os servirán como complemento para estudiar japonés.

Sin más, os dejo con el video. Os recomiendo su visionado diario, y la lectura de la letra para su buena memorización.

Y a modo de recordatorio, el primer Kanjite Goran:



El museo Meiji Mura, o el descanso de una época
octubre 29, 2009, 6:23 PM
Filed under: arquitectura, arte, Cultura, De Viaje, Fotografía, historia, Lugares, Tokyo

Volviendo de nuevo a la calma (después de dos polémicos y absurdos post que nunca debieron existir), ahora prefiero regresar a los temas de los que nunca debí salir, los arquitectónicos, sociales e históricos.

Una cuestión que atañe especialmente al desarrollo de las urbes y a su modernización tiene que ver con la conservación del patrimonio. Si visitamos una gran metrópolis como Tôkyô, Nagoya u Ôsaka, podemos pensar que el patrimonio se resume en varios templos y edificios anteriores a la Segunda Guerra Mundial. Sin embargo, lo que se llama el Kindai Nihon, o Japón moderno, tiene como escenarios bellos edificios de estilo europeo u oriental, que introducen por primera vez elementos cerámicos y son una evidencia histórica de la influencia que los pueblos europeos tuvieron sobre esta cultura.

Hoy día, los principales edificios emblemáticos que han desaparecido de la ciudad pertenecían a la era Meiji, Taishô y Shôwa. Muchos de los antiguos templos y casas importantes de estilo netamente japonés se conservan. ¿Qué es lo que ha ocurrido con los de estilo europeo? Cualquier investigador podría afirmar que los japoneses han destruido este patrimonio si no conoce Meiji Mura.

Escuela secundaria de Mie y escuela primaria Kuramochi, 1888

La razón de ser de este museo dedicado a la arquitectura del Kindai Nihon viene, precisamente, de la necesidad de llevar a cabo una acción para la preservación del patrimonio. Esta acción, que paso a describir, puede ser muy discutible según los estándares occidentales, de conservar la ciudad e incluso reutilizar antiguos espacios. El paulatino aumento de la población en las principales ciudades japonesas después de la guerra fuerza, en muchas ocasiones, a recuperar solares que están ocupados por antiguas estructuras dañadas y ya peligrosas, pues cuando fueron concebidas, en algunos casos, se encontraron con las dificultades propias de la orografía, climatología y, cómo no, convulsión política de Japón.

Vista general de una de las calles de Meiji Mura

Fue a raíz de la demolición del Rokumeikan de Josiah Conder que los arquitectos Yoshiro Taniguchi y Moto Tsuchikawa reconocieron la necesidad de conservar los símbolos de la arquitectura de la era Meiji, que paulatinamente estaban siendo sacrificados por su deterioro y en favor del desarrollo. El 16 de julio de 1962 ambos arquitectos crearon una fundación con el objeto de trasladar y conservar estos edificios. Tres años más tarde, en 1965, se inauguraba Meiji Mura a orillas del lago Iruka, conteniendo entonces 15 edificios. Hoy el museo contiene 67 edificios, entre los que se encuentran el vestíbulo y la recepción del Hotel Imperial de Frank Lloyd Wright y Antonyn Raymond, una reconstrucción de la catedral de San Francisco Javier que se construyó en Kyoto en 1890, o la casa de Ogai Mori y Soseki Natsume.

Interior del Hotel Imperial, 1923

A estas construcciones, algunas de ellas meramente reproducidas y no trasladadas, se les suma la recuperación de objetos, documentos y transportes de época, que cualquier visitante puede disfrutar. Una de las buenas cosas que tiene este museo, en el caso particular del Hotel Imperial, es que el vestíbulo sigue teniendo uno de sus antiguos usos como cafetería y restaurante, y que incluso se ha reproducido el mobiliario que diseñó Wright para el hotel.

El museo es muy extenso (un pueblo entero), y recomiendo que sea visitado durante un par de días. Nagoya también es una gran ciudad que tiene mucho para ver. Una gran desventaja es que, precisamente por el enclave natural donde se sitúa, está un poco lejos y se tarda alrededor de una hora entre tren y autobús en llegar. Lo bueno es que una vez dentro, uno tiene libertad absoluta. Más fotos en el álbum de flickr sobre Meiji Mura.

Central telefónica de Sapporo, 1898



Graduarse la vista en Japón
octubre 21, 2009, 10:32 AM
Filed under: arte, Cultura, curiosidades

Ahí va un tema menor. Desde diciembre del año pasado llevo gafas para ver de lejos (no demasiado lejos). Cuando llegué al instituto de la Fundación Japón en Ôsaka, comencé a notar que no veía bien la pizarra, que las letras de las canciones en la sala de Karaoke se me antojaban un poco borrosas, y que hasta para ver la televisión tenía dificultades. Ya llevaba yo imaginando un tiempo que tarde o temprano iba a tener que graduarme la vista y sucumbir a unas gafas. El caso es que el momento oportuno llegó en Japón.

Aproveché las vacaciones de navidad para ir a una óptica de Tokyo, concretamente a ‘Megane Super’. Allí me atendieron amablemente, y, después de elegir unas extraordinarias gafas dentro de un precio razonable, comenzó el examen de mi vista. Como en Japón el cliente es dios, por supuesto me trataron de maravilla. La chica que allí atendía se sorprendió de que pudiera hablar japonés, pero antes de comenzar el examen la noté algo nerviosa.

Y es que, amigos, para graduarte la vista en Japón, aunque me imagino que depende del sitio, es conveniente al menos conocer los silabarios hiragana y katakana. Creo que no habría problema puesto que debe haber alguna alternativa a los silabarios. No obstante, en mi caso, la chica respiró aliviada cuando le dije que ya estaba más que familiarizado con los silabarios (y con los Kanji), y que no tenía que preocuparse. Pero ojo, nada de sabérselo a medias. Si uno va de chulo y confunde la lectura de los hiragana o katakana, puede acabar en la calle con unas gafas a lo Barragán, y sin ver ni torta.

Cuando terminó el examen visual, la chica me puso unas aparatosas gafas y me sacó a la calle (momento vergonzoso) para que le dijera qué tal veía los carteles de lejos. Allí se aseguran bastante de que quedas contento con su producto, así que ni corto ni perezoso salí hasta la mitad de la calle con el cacharro en la cara, y miré hasta el último cartel que podía (era de la cadena Sukiya, si no recuerdo mal).

En unos días, mis gafas estaban listas con su garantía. 10.000 yenes me costó todo, así que mejor imposible.

En Japón la introducción de las primeras gafas marcaron la historia. Como sabéis, “gafas” en japonés se dice “megane” (sí, como el renault). Hay una piedra conmemorativa de las primeras gafas que entraron en Japón en el puente que nos lleva al pequeño templo del Shinobazu Ike, junto al Parque Imperial de Ueno. Debió ser una gran revolución para Japón la primera vez que se introdujeron las gafas en el país.

Un Megane-e

Un Megane-e

También vemos cómo en la historia del arte se llamaron Megane-e a aquellos primeros grabados que incluían puntos de fuga para crear una perspectiva.

Finalmente encontramos un antiguo panel para un examen de visión en la casa de un médico en el museo Meiji Mura. Realmente, salvo por los avances informáticos, en cuanto a contenidos no ha cambiado mucho la forma de examinar la vista a los pacientes.

En la casa de un médico, en Meiji Mura

En la casa de un médico, en Meiji Mura

Los servicios ópticos en Japón son realmente extraordinarios, a mi juicio. En España echo de menos unos puestos gratuítos donde cualquier transeúnte puede limpiar sus gafas si lo desea. Se trata de un par de cuencos metálicos a doble altura. En el más alto metes las gafas (sujetándolas siempre) y éstas se limpian con un líquido calentado. Después de un minuto, se meten las gafas en el segundo cuenco (abajo) donde se enfrían, y así terminas por tener unas gafas relucientes. Os dejo un vídeo que he encontrado en youtube de alguien sorprendido por uno de estos puestos. Echo de menos ese tipo de servicios.



Recuerdos como estampas
octubre 5, 2009, 4:01 PM
Filed under: arte, Cultura, curiosidades, De Viaje, Lugares

Uno de mis más alegres descubrimientos desde que en 2007 fuera por primera vez a Japón, fue la posibilidad de conseguir una marca de cada lugar que he pisado. Muchos de los que tenéis algún contacto con la cultura japonesa, sabéis lo amante que, culturalmente, es este pueblo de los sellos de tinta. Por ejemplo, cada persona tiene normalmente su propio hanko 判子 con el que sella o valida envíos u otras cosas. Este sello, por lo general, no sustituye en absoluto a la firma personal.

El sello tiene, en la cultura japonesa, una fuerza importante. Por ello, me entusiasmó ver que en la mayoría de las estaciones de tren de la JR de Tokyo, en museos y en lugares remarcables, existen sellos conmemorativos, que están al alcance de todos para marcar en un cuaderno un recuerdo del lugar. Yo, para participar de esta interesante iniciativa, me compré una pequeña libreta que voy rellenando cada vez que voy a Japón, y que así me sirve como prueba definitiva de la mayoría de los lugares en los que he estado. Sé que es algo que pocos adultos hagan en Japón, pero como turista o simple extranjero, os puedo asegurar que es gratificante.

Uguisudani

Uguisudani

Comencé esta colección (o caza de sellos) en Uguisudani, en la estación del barrio en el que viví cuando estuve en Japón por primera vez. En 2008 continué aumentando mi colección en las regiones de Kansai y en Nagoya, donde pude estampar enormes y arquitectónicos sellos dentro de Meiji Mura. Pronto espero poder completar mi libreta con los sellos del norte de Japón. Pero para eso necesito un poco de dinero, suerte o una beca.

Kanda

Kanda

A todos los que vayáis a Japón por primera vez, os recomiendo participar en la “caza de sellos”. Pero ojo, que la mayoría están dentro de las estaciones, antes de salir del picabilletes, por lo que tendréis que tener vista y memoria. Otros los podréis encontrar en las Midori no madoguchi. Y los de templos y museos creo que los encontraréis sin problema. De todas formas, si alguna vez se os pasa el sello de alguna estación, explicándoselo con modales al agente que está junto al picabilletes, por norma general no pondrá ninguna pega para dejaros pasar un momento y rematar la faena.

Mi libreta

Mi libreta

Posiblemente dentro de unos años mire mi libreta y recuerde con felicidad todos los momentos vividos en Japón, incluso si entonces estoy en Japón viviendo. Este tipo de cosas se convierten automaticamente en instrumentos de la nostalgia.

Desde Meiji Mura

Desde Meiji Mura



Shakin! Canciones educativas de calidad.
agosto 23, 2009, 3:55 PM
Filed under: arte, Cultura, curiosidades, Música, otros pensamientos, TV

Mientras termino el próximo post sobre el desarrollo japonés (¡mañana estará listo!) os dejo un aperitivo de uno de los programas infantiles de Japón que más me han llamado la atención por su calidad artística. Se trata, como ya expliqué en un post anterior, de Shakin!

La siguiente canción, bastante pegadiza, habla a los niños sobre algunos de los secretos de la naturaleza, a través de un paisaje que se va transformando, dibujado con un aire bastante naïf que ayuda a despertar su imaginación. Me resulta especialmente agradable tanto por su duración como por la voz de la cantante. Se titula “¿Lo sabías?” 知るや君? (shiruya kimi?).

La segunda canción que quiero mostraros me ha sorprendido por su contenido. Se trata de la “canción del tiempo” o “canción reloj” うた時計 (Utadokei). Lo que muestra esta curiosa canción es la historia de la tierra desde el mismo momento del big bang, hasta un sorprendente y divertido final. Es uno de esos contenidos educativos que levantarían ampollas entre ciertos sectores conservadores recalcitrantes en los EE.UU. o incluso en España. Allí, en cambio, se muestra con la mayor naturalidad.

Esa es mi aportación de hoy. Espero que podáis disfrutarla. Opino que estas canciones tienen mucha más calidad que, por ejemplo, aquella del “superchufitroco” (que buenos, que buenos, los hace Damián) que perturbó nuestros subconscientes de pequeños.




Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 995 seguidores

%d personas les gusta esto: