Movidos por la sombra

Marioneta de Bunraku 2 Marioneta de Bunraku 1

Las figuras del teatro Bunraku aparecen en escena. Varios interpretes cuentan la historia mientras hombres-sombra manejan tal como dicta la norma a los protagonistas. Estos hombres-sombra simbolizan la nada, no existen. El publico asume su inexistencia, como asume el trájico destino de las figuras de teatro Bunraku. De este arte viene el Kabuki, por ello los actores de este otro arte se mueven y gesticulan de manera tan histrionica.

Siempre he adorado estas imágenes. Aunque inhumanas son bellas. No tienen que imitar a la perfección la condición humana. Son existencias fantasmales, que con suaves marcas irradian japoneidad. No pueden ser mas que japoneses. Y al fin y al cabo siempre he pensado que, de una u otra forma, todos somos como marionetas de teatro Bunraku: manejados por hombres-sombra, que significan antiguas convenciones sociales, el peso de la tradición religiosa, el inevitable camino que nos marca la economía. La libertad es una idea aun por completar.

Me paro siempre a observar estas marionetas, y entiendo a aquellos que salen a adorar una imagen. Yo también lo hago a mi manera.

Anuncios
Movidos por la sombra

Un comentario en “Movidos por la sombra

  1. el mirlo blanco dijo:

    Hola, supongo que pensabas que pasaba de tu blog pero nada más lejos de la realidad. Mi ordenador murió y tuve que comprar otro nuevo. Dos gigas de ram, procesador 5400 doble núcleo, 370 gigas de disco duro, vamos, un pepino. A ésto se sumaron problemas con la conexión a internet, más problemas con la conexión a internet y aún más problemas con la conexión de internet por lo cual me he tenido que demorar forzosamente en leer tu nuevo blog, que ya estaba impaciente por saber de tus experiencias en aquellas japonosas tierras.
    Respecto a tu post pienso que cada uno tendemos a hacer comparaciones con las cosas que mejor entendemos y que nos gustan. Tú comparas nuestra falta de libertad con esos títeres manejados por hombres-sombra. Yo me comparo más bien con un pájaro enjaulado bien adaptado a la cautividad que vive bastante feliz en su jaulita y quizá no eche de menos la libertad, pero eso es porque no la tiene desde hace mucho o no la ha tenido. Cuando capturas un pájaro del campo y lo enjaulas acaba con el tiempo resignándose, deja de golpearse contra los barrotes de su celda y canta. Pues eso es lo que me pasa a mí porque sé que no puedo hacer lo que quiera por mi problema físico, por no tener muchos billetes, etc. Muchas personas son como pájaros nacidos en jaula que nunca han conocido la libertado o no son conscientes de ella y por eso se sienten libres en sus prisiones. Espero que hayas entendido este rayante comentario. Saludos y un abrazo, pero sin mariconeos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s