Buscando la Iglesia de la Luz de Tadao Ando

El pasado fin de semana, bastante desocupado, se me ocurrió la brillante idea de ir a ver la famosa Iglesia de la Luz del arquitecto japonés (cómo no) Tadao Ando. Este edificio se encuentra en Ibaraki, Osaka. Pero no penséis que por decir “Ibaraki” uno sale de la estación y se lo encuentra a dos pasos. Nada de eso. El edificio está bastante retirado, y en un lugar especialmente silencioso.
Así que nada, una vez llegué a Ibaraki, que también está bastante alejado del gulag en el que vivo (Rinku Town), empecé a caminar con unas leves nociones de dónde se encontraba esta iglesia. Normalmente no me importa en absoluto perderme, y encontrarme de vez en cuando con cosas interesantes, ya que ésta es la única forma que la ciudad tiene de sorprender a su visitante. En esta ocasión, en cambio, la cosa fue muy distinta.


Después de caminar una hora y media por una especie de zona residencial-pueblo con el atractivo de una gasolinera, decidí acercarme a un Koban (caseta que la policía tiene en los barrios) para pedir, con todo el poder del lenguaje honorífico, que me indicaran en primer lugar dónde demonios me encontraba, y en segundo lugar cómo ir del punto A (el Koban), al B (la Iglesia de la Luz). La recomendación del policía que me atendió, tremendamente amable, era que volviese a la estación de la que había salido hace hora y media, y allí preguntase por el autobús que me dejase más cerca. Yo, que estaba ya un poco agotado, le pedí, de nuevo, que me indicase cómo llegar a pie, desde allí. Desandar el camino no era algo que me apeteciese hacer en ese momento.
En estas que el policía vuelve a abrir el enorme libro con el mapa de la zona, y empieza a pasar páginas para indicarme la distancia entre el punto A y el B. Esa era la señal más clara de que la Iglesia de la Luz no estaba lejos, no. Estaba muy, pero que muy lejos. Así que sólo me quedaba una, ir al punto B con diligencia, o volver al punto A con resignación y vergüenza. Tomé las indicaciones (bastante buenas) del policía, y me puse en marcha hacia la Iglesia de la Luz.


Así las cosas, media hora después, a paso ligero, llegué a la zona donde (se supone) estaba la iglesia de la luz. 1 chô me, 2 chô me, ¿4 chô me?, ¿me he vuelto a perder? Nada de eso. Un simpático carpintero me regaló un mapa de la zona (que dejan gratis en el buzón, por cierto), y me indicó cómo llegar fácilmente. Incluso pude tomar una autobús para terminar de recorrer el camino. Así que por fin, casi cuatro horas después de salir de Rinku Town, estaba delante de la Iglesia de la Luz del arquitecto japonés Tadao Ando. La madre que lo parió.


Yo en otra vida he debido ser una mala persona (no digo que en esta sea bueno tampoco). Había encontrado el edificio, sí. Otra cosa es que estuviese abierto. Por suerte pude entrar en el recinto, entre el hormigón exterior. La iglesia, al no haber culto, estaba cerrada. Así que allí estaba, sin poder entrar a ver la famosa cruz, lo que no me impidió tomar algunas fotos del exterior, antes de que apareciese el señor cura-pastor a prohibirme pisar tierra santa. Debió notar que yo no encajaba mucho en aquel conjunto. De hecho, creo que si él hubiese sido europeo, y yo un hereje, me habría quemado en la hoguera instantáneamente. El tipo, hablando por una flauta cancerosa, sólo me dijo dos palabras en rudo japonés: “Shashin komarimasu”. Lo que significaba que no podía tomar fotos, no podía estar allí, y debía desaparecer de su vista por siempre.

Ya ven ustedes, “amarás al prójimo como a ti mismo” es algo que este tipo no ha debido entender muy bien de la religión que practica. De hecho, lo que más me molestó es que un edificio emblemático de un arquitecto contemporáneo esté regentado por un tipo como este. Tal vez le pillé en un mal día, pero desde luego que me sorprendió su negativa a dejarme pasar para ver la iglesia.
Para su mala fortuna, yo pienso volver, y a ver si con el carnet de investigador me niega la entrada. Tal vez la próxima vez vaya armado con una videocámara. Aunque hay muchas otras obras de Ando por ver.

Anuncios
Buscando la Iglesia de la Luz de Tadao Ando

8 comentarios en “Buscando la Iglesia de la Luz de Tadao Ando

  1. jodo…

    Vaya díita!!! Pero bueno… solo es un mal dia… hay veces que las cosas no salen bien por mucho que te lo propongas…

    Animo!!!

    y recuerda que la Iglesia que más ilumina es aquella que esta ardiendo ;P

  2. okasan dijo:

    La iglesia como tal, según los católicos no es el edificio en si, es el conjunto de creyentes que forman esa religión, el edificio se puede denominar de multimes formas, segun el tamaño, el lugar o el culto, capilla, basilica, catedral ermita y un largo etc…, por cierto busca unos minutillos para mi. un beso.

  3. skubi dijo:

    Jaja, vaya diita, el pueblo japones es antiguo y sabio, cuando ponen una cosa en la quinta puñeta quizas es para disuadirte de visitarla, ¿y lo bien que te sentó es ejercicio? busca siempre el lado positivo (y llevate cerillas la proxima vez para quemar al dichoso curita). No dejes de escribir.

  4. Araceli dijo:

    ay….yo necesito fotos, o croquis del interior, fachada, no encuentro lo q busco, y las fotos q pusiste me ayudaron un poco!!
    es para la facu, si podes contestar mejor!!
    un besooo

  5. Araceli> Hay mucha bibliografía sobre Tadao Ando. Sólo tienes que buscar en alguna biblioteca cercana. O bien, escribe al estudio de Tadao Ando un e-mail en inglés solicitando información. Yo no dispongo ahora mismo de planos ni de croquis.
    Te agradecería que si utilizas mis fotos, menciones la fuente.
    Un saludo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s