Japón y el afán analítico

Uno de los tópicos más populares sobre los japoneses es su aparente mentalidad “cuadrada”, o dicho de otra forma, su excesivo afán por analizarlo todo hasta la exageración. Este es, quizás, uno de los tópicos que más cercanos a la realidad están, y ejemplos que lo demuestren hay de sobra.

Entre los compañeros de la Japan Foundation solíamos llamar a Japón cariñosamente como “El país de los sets” (Setto no kuni セットの国). Esto es debido a la cantidad de veces que oímos que algo se enseñaba, vendía o mostraba literalmente como un “set”. Desde el almuerzo a las toallas que venden en la teletienda, pasando por un conjunto de frases de cortesía en un contexto dado. Teniendo en cuenta el remarcable interés de los japoneses por ordenar cada conjunto de expresiones dependiendo de la situación a la que uno se enfrente, no es de extrañar que finalmente este afán analítico se extienda a muchas otras esferas de la vida.

Debemos comprender, no obstante, que esta conducta tiene su origen muy atrás en la historia. Aunque no sabría determinar cuando surge este afán analítico, sí hay algunos ejemplos característicos. Por ejemplo, si nos vamos al período Edo (1603-1868), vemos como tras el gran incendio del Meireki (Meireki no taika 明暦の大火, también conocido como Furisode Kaji 振袖火事), Japón sufre una crisis de escasez de madera, debido a la reconstrucción de las ciudades, especialmente de Edo, la actual Tokio. Esto conduce al gobierno a promulgar una orden que prohíbe talar gran parte de los bosques de la zona de Kantô sin permiso, con la que, al mismo tiempo, se ordena hacer un exhaustivo inventario de la vegetación y la fauna de los mismos. Este será uno de los primeros inventarios científicos exhaustivos sobre un entorno natural de la historia.

El segundo ejemplo lo tomamos de la llegada de los españoles y portugueses a Japón, antes del mencionado inventario tras el incendio de Meireki. Con la introducción de la nueva religión, los gobernantes japoneses hacen un análisis de las vestimentas de los religiosos, de sus amuletos y de su conjunto de supersticiones. Prueba de ello son los libros con bocetos que quedaron para la posteridad, cuyo contenido debió interesar especialmente a los sacerdotes budistas y shintoístas, que vieron en jesuítas y franciscanos a sus enemigos.

Un análisis de los amuletos occidentales
Un análisis de los amuletos occidentales

Igualmente, con la llegada del comodoro Perry a Japón, los japoneses crean una suerte de cuadernos donde analizan a través de dibujos todos los detalles de estos occidentales, desde la vestimenta hasta los rasgos faciales. Sus costumbres y su ciencia serán un misterio parcial para ellos, ya que durante casi 300 años habían mantenido contacto con los Holandeses, habiendo creado una escuela de estudio sobre su ciencia y tecnología, los famosos Rangaku 蘭学.

Ya en el período de Meiji, la asimilación de la moda y las maneras occidentales hace surgir toda una serie de estudios sobre la vestimenta y el estilo y maneras de occidente. Igualmente, durante los períodos de Taisho y Showa, la vida ciudadana es analizada en diversos manuscritos, que tratan desde la manera de caminar de la mujer de ciudad, clasificándola en distintos grupos, hasta su lenguaje o su corte de pelo.

Un análisis del hombre occidental
Un análisis del "hombre occidental"
Un análisis del hombre moderno de Meiji
Un análisis del hombre moderno de Meiji

Podemos pensar que esta costumbre está relacionada con el ejercicio de mirar hacia el interior de uno mismo. Lo que en principio puede parecer contradictorio, cobra sentido si pensamos que conocerse a uno mismo (el noscete ipsum latino), es también, y especialmente en el caso japonés, conocer la cultura en la que uno se encuentra. Esto pudo llevar, por ejemplo, a muchos oficiales japoneses a analizar las causas de la derrota de su país mucho antes de que ésta se produjera en la Segunda Guerra Mundial. Igualmente, hoy se traduce en la búsqueda interminable de las causas que provocaron el estallido de la “economía burbuja” a comienzos de los ’90.

Recuerdo que en uno de mis libros de texto de japonés, había un interesante artículo, extraído de una publicación japonesa, que separaba a los investigadores en dos tipos: los que parten de varios fragmentos, de puntos particulares, para llegar a una conclusión general; y los que tienen una visión general sobre un tema, y van desentramando los puntos particulares. No sabría decir a qué grupo pertenecería Japón, pero sí puedo afirmar que una de las características de esta cultura es el análisis en busca de un orden, el colocar cada cosa en su sitio, o más bien, comprender cada una de las piezas de la estructura para poder mantener el control en todo momento.

Anuncios
Japón y el afán analítico

2 comentarios en “Japón y el afán analítico

  1. Información Bitacoras.com…

    Valora en Bitacoras.com: Uno de los tópicos más populares sobre los japoneses es su aparente mentalidad “cuadrada”, o dicho de otra forma, su excesivo afán por analizarlo todo hasta la exageración. Este es, quizás, uno de los tópicos que más cercanos…..

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s