El museo Meiji Mura o el lugar de reposo de una época

Una cuestión que atañe especialmente al desarrollo de las urbes y a su modernización tiene que ver con la conservación del patrimonio. Si visitamos una gran metrópolis como Tokio, Nagoya u Osaka, podemos pensar que los únicos restos del pasado son varios templos y edificios anteriores a la Segunda Guerra Mundial. La presencia del Kindai Nihon, o Japón moderno, no es tan evidente a primera vista, pero en todo Japón siguen en pie bellos edificios de estilos importados en los que se introdujeron por primera vez elementos cerámicos. Estos edificios son una evidencia histórica de la influencia que los pueblos europeos tuvieron sobre esta cultura mucho antes de la ocupación norteamericana. Tal vez, también, del primer intento japonés de transformar su tradición arquitectónica.

Hoy día los principales edificios emblemáticos que han desaparecido de la ciudad pertenecían a la era Meiji, Taishō y Shōwa. Muchos de los antiguos templos y casas importantes de estilo puramente japonés (la mayoría de ellos construidos con madera y muros de tierra o tsuchikabe) se conservan gracias a la tradición de reconstruirlos con materiales semejantes. ¿Qué es lo que ha ocurrido con los de estilo occidental? Meiji Mura es una respuesta a esta pregunta.

Escuela secundaria de Mie y escuela primaria Kuramochi, 1888

La razón de ser de este museo dedicado a la arquitectura del Kindai Nihon viene, precisamente, de la necesidad de llevar a cabo una acción para la preservación del patrimonio que se estaba desmoronando o “estorbaba” en el desenfreno constructor de la posguerra. Esta acción puede ser discutible según los estándares occidentales de preservación de la imagen de la ciudad que a menudo obliga a la reutilización de espacios antiguos (en la mayoría de los casos, conservando la fachada y renovando el interior). El paulatino aumento de la población en las principales ciudades japonesas después de la guerra, y en especial de Tokio, fuerza en muchas ocasiones a recuperar solares que están ocupados por antiguas estructuras que en el mejor de los casos se habían quedado obsoletas y pequeñas, y en el peor tenían daños estructurales importantes que hacían peligroso su uso.

Vista general de una de las calles de Meiji Mura

Fue a raíz de la demolición del Rokumeikan de Josiah Conder que los arquitectos Yoshiro Taniguchi y Moto Tsuchikawa reconocieron la necesidad de conservar los símbolos de la arquitectura de la era Meiji, que paulatinamente estaban siendo sacrificados y arrancados de la memoria colectiva. El 16 de julio de 1962 ambos arquitectos crearon una fundación con el objeto de trasladar y conservar estos edificios, y tres años más tarde, en 1965, se inauguraba Meiji Mura a orillas del lago Iruka, conteniendo entonces 15 edificios. Hoy el museo contiene casi 70 edificios, entre los que se encuentran el vestíbulo y la recepción del Hotel Imperial de Frank Lloyd Wright y Antonyn Raymond, una reconstrucción de la catedral de San Francisco Javier que se construyó en Kioto en 1890, o la casa de Ōgai Mori y Sōseki Natsume.

Interior del Hotel Imperial, 1923

A estas construcciones, algunas de ellas meramente reproducidas y no trasladadas, se les suma la recuperación de objetos, documentos y transportes de época, que cualquier visitante puede disfrutar. Una de las cosas más interesantes que tiene este museo, en el caso particular del Hotel Imperial, es que el vestíbulo sigue teniendo uno de sus antiguos usos como cafetería y restaurante, y que incluso se ha reproducido el mobiliario que diseñó Wright para el hotel.

El museo es muy extenso (un pueblo entero), y recomiendo que sea visitado durante un par de días. Nagoya también es una gran ciudad que tiene mucho para ver. Una gran desventaja es que, precisamente por el enclave natural donde se sitúa, está un poco lejos y se tarda alrededor de una hora entre tren y autobús en llegar. Lo bueno es que una vez dentro, uno dispone de libertad absoluta para pasear, disfrutar del paisaje y fotografiar arquitectura. Más fotos en el álbum de flickr sobre Meiji Mura.

Central telefónica de Sapporo, 1898
Anuncios
El museo Meiji Mura o el lugar de reposo de una época

Un comentario en “El museo Meiji Mura o el lugar de reposo de una época

  1. […] El museo Meiji Mura, o el descanso de una época « Vida en Marte 火星の生活 vidaenmarte.wordpress.com/2009/10/29/el-museo-meiji-mura-o-el-descanso-de-una-epoca – view page – cached + El desarrollo japonés frente al mundo. (II) El sueño traicionado. * Blogroll + Asociación Nihon Yosai + El Diario de Pepa + El Pachinko + Embajada del Japón en España + Flapy in Japan +… (Read more)+ El desarrollo japonés frente al mundo. (II) El sueño traicionado. * Blogroll + Asociación Nihon Yosai + El Diario de Pepa + El Pachinko + Embajada del Japón en España + Flapy in Japan + Ikusuki + In psique + Jack Daniel’s Blog + Jamón en Japón + Joi Ito Web + Kirai + La Respuesta es 42 + Made In Huelva + Microsiervos + Motomachi Cake + Nico in Tokyo + Pepinismo + Planeta Huelva + Time Flies + Tripu 1.0 rc2 + Un Gato Nipón + Vida en Marte 火星の生活  + WordPress.com * Últimos Comentarios (Read less) — From the page […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s