Políticos japoneses entre bambalinas

La unión entre farándula y política no es algo nuevo ni exclusivo de Japón. No obstante, con este artículo quiero mostrar cómo los japoneses tienen también sus Reagan y Schwarzenegger en el ejecutivo. Recientemente hemos vivido un momento histórico en la política nipona con la elección de Yukio Hatoyama como primer ministro, expulsando del gobierno al partido que había dominado casi ininterrumpidamente durante más de medio siglo. Los análisis sobre la figura del nuevo gobernante no han tardado en salir a la palestra, sorprendiéndonos con apuntes tan curiosos como el libro que su mujer Miyuki publicó en 2008, titulado Cosas muy extrañas que me he encontrado, y donde afirma que en otra vida viajó a Venus en una nave triangular, y cómo conoció a Tom Cruise encarnado en un japonés durante ese mismo viaje. Esta extravagante historia ha sido la comidilla de la prensa sensacionalista nipona, y ha sacado a relucir, una vez más, el carácter mediático de la clase política.

Pero estas historias no son patrimonio del PDJ ni fruto del nuevo siglo. Miremos, por ejemplo, la figura de uno de los políticos japoneses más carismáticos de la historia reciente: Jun’ichirô Koizumi. En 1982 Koizumi se divorció, dejando a su esposa sola en espera del tercer hijo. Este hecho es poco común en la clase política y en otros países podría ir en detrimento de un partido de cara a unas elecciones. Pudimos vivir su reelección, y aún hoy muchos japoneses siguen considerando al ex-primer ministro del PLD un gran político. Se dice de Koizumi asimismo que es amante del Heavy, y  le vimos imitar a Elvis en una visita a Estados Unidos invitado por George Bush.

Jun'ichirô Koizumi en EE.UU. Fuente: http://www.tonisant.com/blog/pix/koizumi-elvis.jpg

Koizumi, a pesar de haber salido discretamente de la escena política, sigue haciendo sus pinitos en el mundo de la farándula. En octubre de 2009 conocimos que prestará su voz para el personaje de Ultraman King en la película Daikaijū Battle: Ultra Ginga Densetsu The Movie, hecho que nos demuestra, claramente, que lejos de retirarse de la vida pública, la conquista de su tiempo le ha permitido cultivar sus aficiones mediáticas por otras vías.

No obstante, vayamos más allá de Koizumi, hasta la apertura de Japón a la política moderna. Si queremos saber dónde empieza esta simbiosis entre la farándula y la política en Japón tenemos que remontarnos a comienzos del siglo XX, entre 1904 y 1905. El francés André Bellesort, en un viaje a Japón en el que sigue al candidato M. Kumé (de una familia relacionada históricamente con la diplomacia), apunta en un momento dado:

“El actor estudiante Kawakami, fundador revolucionario de una especie de Teatro Libre, se presentaba a los sufragios del duodécimo distrito de Tokio. Era la primera vez que un cómico de profesión subía al estrado político, y vi que, a pesar de todo, el público japonés no tenía aún el sentido muy embotado, porque gruñó. Kawakami perdió el tiempo, pues nadie quiso oírle y se prohibió a los propietarios de yose alquilarle sus salas, esos humildes locales de conferencias a los que van por las noches hábiles oradores a contar cuentos a los tenderos y a la clase media del barrio. Solamente las mujeres trabajaron por su elección; pero si la impertinencia de aquel cómico es una señal alarmante, los cuarenta y cinco votos que obtuvo deben tranquilizar al gobierno sobre el peligro de las influencias femeninas”.

Este pasaje, recogido en La Sociedad Japonesa, obra premiada por la Academia Francesa y traducida al español por F. Sarmiento, contiene también la imagen del actor, que, vestido de uniforme, espada al cinto y pelo alborotado, deja los hombros caídos y se mantiene cabizbajo, con aspecto desolado.

El actor Kawakami, en una fotografía de 'La Sociedad Japonesa' de A. Bellesort.

Más adelante en la historia, regresando a los ’90, encontramos otros ejemplos característicos. El 17 de Abril de 1995, se anunciaba en los medios que la elección de los gobernadores de Ôsaka y Tôkyô era un símbolo del cambio de actitud de los japoneses ante la política. Y es que Yukio Aoshima, escritor, compositor, comediante y gobernador de Tôkyô, y Knock Yokoyama, ex-cómico y gobernador Ôsaka hasta 1999, ganaron fundamentalmente por su popularidad. Su pasado artístico les valió para llegar a la población sin necesidad de tener el respaldo de ningún partido, es decir, totalmente en solitario. De hecho, sorprenderá saber que Yokoyama dirigió su campaña desde una tienda de fideos y con el único apoyo de su familia.

Ninguno de los dos candidatos invirtió mucho dinero en ingeniosas campañas publicitarias para ganar electores, y se limitaron a utilizar los espacios gratuitos de la televisión pública. Parece ser que ya tenían asumido que su participación en programas de televisión, ya sea de comediantes (Aoshima fue famoso por su personaje Ijiwaru-baasan o abuela malévola) como de tertulianos, les había acercado al pueblo. Su imagen ya estaba construida en las masas, y lo único que hacía falta era enviar un programa político.

Aoshima en el papel de Ijiwaru Baasan. Fuente: http://image.blog.livedoor.jp/rs_naka_second/

Estos son algunos de los ejemplos más significativos, pero no los únicos. La fórmula de una fuerte personalidad mediática con un sugerente programa político ha funcionado en Japón y en otros muchos países, y parece que lo seguirá haciendo cambie o no el paradigma de los medios de masas.

Anuncios
Políticos japoneses entre bambalinas

13 comentarios en “Políticos japoneses entre bambalinas

    1. Me niego a pensar que Hustinetten y yo seamso los únicos a los que nos gusta leer este tipo de cosas, así que te animo a seguir escribiendo artículos como este, que te aseguro que encontrará su audiencia. 🙂

  1. Jejeje el Koizumi sale bastante en las noticias chorras que leo de vez en cuando de Japón.

    Pero como bien dices, la unión entre farándula y política no es algo nuevo ni exclusivo de Japón.

    No hace falta que cite a ningún país cercano ¿verdad?

    Un abrazo!

  2. Información Bitacoras.com…

    Valora en Bitacoras.com: La unión entre farándula y política no es algo nuevo ni exclusivo de Japón. No obstante, con este artículo quiero mostrar cómo los japoneses tienen también sus Reagan y Schwarzenegger en el ejecutivo. Recientemente hemos vivi…..

  3. migeloso dijo:

    MUY buen post
    En lo anecdótico y lo jocoso hay más del espiritu de un pais q en la información “relevante” de las grandes cifras y estadísticas

    Había visto algunas imagenes de koizumi y pensaba q la política-espectáculo podría estar relacionada con el “amigo americano”. Pero lo de “abuela malvada” es cojonudo, y la foto vale un imperio : )

  4. Zito dijo:

    Hola Daniel. como te he contado hoy en clase, van a animar la serie de humor absurdo sobre koizumi jugando al mahjong contra otros políticos (basado en el comic de the legend of koizumi).

    Aquí te dejo una parte del capítulo donde también sale Taro Aso, combaten contra kim jong il (y el que creo que es su hijo?), pilota un jet del ejercito y salva japón de una bomba nuclear, todo muy epico y sobretodo muuuuy absurdo.

    Los dibujitos saldrán el 26 de febrero. Te lo dejo aquí como apunte curioso, ya que no creo que esto pase aquí en España (bueno ahora iban a hacer la miniserie de Suarez, pero creo que no hay ninguna partida al mus).

    En fin, un saludete, nos vemos el jueves ;).

    1. Brutal lo que me has pasado. Realmente brutal.
      Creo que puede estar en el contexto de las “Six-party talks” http://en.wikipedia.org/wiki/Six-party_talks

      Llevan un montón de años intentando calmar las tensiones que hay continuamente en la región. Kim Jong Il ha hecho tanto mal, que no son pocos los cómics y libros que ya lo ridiculizan. Es un personaje patético.
      Por cierto, cuando ha salido Taro Aso, casi me caigo de la silla de la risa.

  5. Interesante, interesante! Me hubiese ido bien en la asignatura de política xD

    De hecho, con Koizumi pasó algo que no es muy habitual en la política japonesa. Y es que sin tener mucho apoyo dentro de su partido, pudo seguir adelante precisamente por su popularidad, nadie se atrevía a quitarle de en medio, a pesar de que anunció y empezó cambios bastante importantes (aunque al final no hizo todo lo que prometía hacer).
    Normalmente los políticos japoneses son muy discretos, sin mucho carisma, porque les conviene para llevarse bien con todo el mundo (léase, la clase política). Y precisamente, siempre se ha criticado la falta de liderazgo de los governantes nipones.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s