Un paseo por el Shakujii Kōen de Tokio – 石神井公園

Shakujii Kouen 石神井公園

Tokio está lleno de rincones entrañables que merecen la pena ser visitados, aunque no sean de por sí demasiado conocidos. Hace poco me quejaba estúpidamente de falta de planes para el fin de semana, así que pregunté a unos amigos japoneses sobre algún lugar agradable, en plena naturaleza, donde fuese interesante hacer un safari fotográfico. Sin dudarlo, la primera respuesta que me dieron fue el parque Shakujii 石神井公園. Este es uno de los parques más grandes de Tokio, situado al oeste de la metrópolis, y al que se puede llegar tanto con la línea Chuo de la JR, como con la Seibu Shinjuku o la Seibu Ikebukuro. En mi caso, al ser un ciudadano de pleno derecho de la Seibu Shinjuku, partí desde Toritsu Kasei 都立家政駅 hasta Kamiigusa 上井草駅, apenas 15 minutos.

Shakujii Kouen 石神井公園

Una vez llegas a Kamiigusa, y le sacas la foto de rigor a la estatua del Gundam (para algo es la ciudad del anime), hay que tomar un autobús que de deja en la entrada del parque, junto al estanque de los patos, y de las barcas con forma de cisne.

Shakujii Kouen 石神井公園

En este lugar, inaugurado como parque en 1959, la naturaleza se desata en forma de mosquitos, libélulas, arañas, cigarras (montones de cigarras en agosto), mariposas, y toda suerte de insectos. El parque tiene caminos de tierra, alguna zona de cesped, y zonas de hierba alta donde hay bastantes mosquitos, aunque afortunadamente ningún Pokémon salvaje. No ha habido necesidad, por tanto, de sacar las pokebolas en público.

Shakujii Kouen 石神井公園

Shakujii Kouen 石神井公園

Shakujii Kouen 石神井公園

Las variedades de árboles son un buen cobijo para pasear sin demasiado calor: arces, cipreses, sauces, zelkovas, y hasta cerezos. Con su altura y frondosidad dejan en la penumbra buena parte del paseo que rodea el lago Sanpō-ji 三宝寺池. Todo el camino, por cierto, se realiza sobre una plataforma de madera.

Shakujii Kouen 石神井公園

Shakujii Kouen 石神井公園

Situado en el distrito de Nerima, famoso por sus Daikon o nabos japoneses, este lugar es sin duda conocido entre los tokiotas gracias a la cultura popular. No en vano, el estanque es un lugar frecuentemente utilizado para rodar melifluas escenas en las que una pareja pasea en barca. El lugar posee sin duda una luz muy cálida y agradable al atardecer, y salvo por el concierto interminable de las cigarras en agosto (ríanse ustedes de las vuvuzelas), se trata también de un lugar silencioso.

Shakujii Kouen 石神井公園

Shakujii Kouen 石神井公園

Cuentan que este es el parque que aparece en numerosas ocasiones en Ranma ½, al tener lugar la historia en el mismo distrito de Nerima. Yo no lo puedo confirmar, pero si es así, y alguno o alguna es fan de la serie, que no dude en visitar este parque. Eso sí, en verano protección contra los mosquitos. Los enormes árboles ya se encargarán de protegeros contra el sol.

Un paseo por el Shakujii Kōen de Tokio – 石神井公園

Pepsi de sandía con sal 塩スイカペップシー “El sabor refrescante del verano”

El otro día en Shinagawa, justo después de recoger mi tarjeta de residencia, y con la garganta seca como una mojama, entré en una Konbini para buscar algo que llevarme al gañote. Suelo beber café en lata, té o algún zumo, pero ese día, ya con la tarjeta y con ganas de celebrar este pequeño paso, me dio por probar algo nuevo. Así que me fijé en el lineal y no pude evitar clavar la mirada en una roja y aparentemente deliciosa bebida. Se trata de la Pepsi de sandía con sal, una bebida de venta limitada a este verano (palabra clave “gentei shouhin” 限定商品).

Pepsi de Sandía con sal

Hace años probé y escribí también sobre la Pepsi de yogurt, o Pepsi blanca, que creo que ha caído en el olvido. En esta ocasión han intentado llevar al buche de millones de japoneses un sabor típico de verano, como es el de la sandía. ¿Por qué con sal? Muchos de vosotros ya lo sabréis. En todo el mundo se toma la sandía con una pizca de sal, dicen, para hacerla más refrescante al gusto.

Personalmente no soy un fan de esa fruta, entre otras cosas porque al natural me causa unos dolores de estómago importantes. La bebida no me hace daño (creo), pero tampoco puedo decir que esté buena. Sigo prefiriendo bebidas sin gas y por otra parte, me pareció un tanto empalagosa. Aunque también hay gente que llama cada día con ahínco a las puertas del palacio de la diabetes. A esa gente le gustará esta bebida, como le puede gustar una tortilla de nutella con lacasitos.

Para compensar este post tan pobre, os dejo un mítico vídeo de Petey Greene sobre cómo se come una sandía (le fastidia que le echen sal).

Pepsi de sandía con sal 塩スイカペップシー “El sabor refrescante del verano”