Un Awaodori inesperado en Toritsu Kasei

Como sabéis algunos por anteriores post, actualmente estoy viviendo en un barrio muy tranquilo llamado Wakamiya, cuya estación de tren es la de Toritsu Kasei. El pasado domingo, derrotado por el calor y harto de estar en casa, decidí salir a tomar algunas imágenes relajantes del entorno. Mi idea era ofreceros un vídeo con el que tratar de transmitir de la mejor forma posible no sólo los sonidos, los colores y las formas, sino también las sensaciones. Eso intenté cuando tomé las primeras imágenes. Para mi sorpresa, al doblar la esquina encontré a unas mujeres ataviadas con el típico traje del Awaodori, muy reconocible particularmente por el sombrero.

Así que aquí os ofrezco todas las sensaciones de la tarde del 29 de julio juntas: del paseo sosegado, al festival inesperado. Del final de la tarde, a los últimos desfiles del Awaodori. El bullicio, la comida, el sonido armónico e insistente del matsuri japonés.

Espero que os guste el vídeo. Varios apuntes: son 8 minutos y medio. Podéis ponerlo en 1080p o 720p para verlo en HD y en 3D.

Un Awaodori inesperado en Toritsu Kasei

Camino de regreso: recomendaciones antes de una locura

DSC_0074

Hace ya un par de semanas que regresé a Japón. Probablemente, el entusiasmo de esta tercera vez es menor que el de las dos anteriores, y eso puede explicarse por muchas cosas, pero entre ellas, que entre la alegría de volver a un país que me gusta está también la angustia, o el nerviosismo de saber que me acabo de embarcar en un proyecto personal bastante arriesgado. ¿Cómo he llegado aquí? Con mucho trabajo, ahorro, esfuerzo, y un punto de insensatez. Los que me seguís en otras redes sociales recordaréis que prometí escribir un post sobre los fundamentos de este proyecto. A grandes rasgos podría explicarlo, y por supuesto quedo a vuestra disposición para resolver las dudas que tengáis personalmente.

Como algunos ya sabréis, estoy asistiendo a diario a las clases preparatorias para el Noken N2 y N1 en la escuela Tokyo Kokusai Nihongo Gakuin 東京国際日本語学院 (Tokyo International Japanese School) en Shinjuku. Gracias a matricularme en esta escuela, que no es barata, pero que dentro del precio promedio de las escuelas en Japón, es de lo más asequible, he podido obtener el visado de Ryugaku 留学 (College Student), con el que además de estudiar, me permiten trabajar 28 horas semanales. El plan sería el siguiente: una vez obtenga el permiso (que puede tardar un poco más de un mes), buscaré trabajo de cualquier cosa legal que me permita mantenerme en Japón, y además recuperar poco a poco mis ahorros. Si os digo la verdad, ahora mismo no sé si eso será sencillo, o si estoy completamente loco y me he tirado de cabeza al río.

En fin. En cuanto a la matrícula en la escuela, por si alguno está tan loco como yo, os recomendaría que empezaseis a buscar en el momento en el que penséis que tenéis ahorros suficientes para sobrevivir una temporada hasta encontrar trabajo. Cuanto más holgada sea vuestra economía antes de venir aquí, menos padecimientos tendréis que pasar porque, y esto es MUY IMPORTANTE, Japón, y Tokio en particular, es bastante caro. Para que os hagáis una idea, en el supermercado de mi barrio en Toritsu Kasei 都立家政(línea Seibu Shinjuku), cuatro tomates cuestan alrededor de 4 euros; un brick de 1000ml de leche, 1,80 euros; un cartón con 10 huevos, 2 euros; un filete de ternera, 6 euros; una botella de zumo de frutas, 2 euros; una manzana, 1,20 euros, etc.

Por supuesto, podéis vivir en “economía de guerra” como yo hago ahora, aunque aún así, vuestros gastos serán notablemente superiores a los de vuestro país de origen, siempre que no seáis moscovitas o londinenses. Hay muchas tiendas de 100 yen, y hasta Konbini de 100 yen de Lawson donde podéis encontrar cosas incluso más baratas que en el supermercado. Siempre que os encontréis con el cartel de Lawson Store 100, entrad, insensatos. Aprovechad también las ofertas de los supermercados para hacer avituallamiento de Cup Ramen, Curry, Galletas y otros alimentos buenos para el día a día, y que no se estropean con facilidad. En cuanto a bebidas variadas, si no podéis evitar probar distintas bebidas, o caer en la tentación del café en lata, hay muchas máquinas de refrescos de “1 coin”, es decir, en las que valen 100 yen todas las bebidas.

DSC_0082

Dejando atrás la supervivencia económica (que de eso vamos a aprender un rato los españoles), en cuanto a la matrícula en la escuela, os recomendaría que contactaseis cuanto antes con el responsable de turno. Es importante que comencéis los trámites al menos 5 meses antes, ya que estas escuelas tienen que enviar los documentos a inmigración con unos tres meses de antelación a vuestra llegada. Aunque estéis muy orgullosos de vuestro japonés, os recomendaría con un poco de vergüenza que preguntéis TODO lo que os resulte confuso, e incluso que dado el caso utilicéis el inglés para resolver las dudas más importantes respecto al visado, al permiso de trabajo, al pago de la matrícula, y al inicio del curso. Tened en cuenta que los japoneses son extremadamente meticulosos para todo lo oficial, así que cuando escribáis vuestros datos, poned dirección, nombre, etc. Igual que aparece en el pasaporte, y el nombre de vuestra escuela y universidad en castellano. Para otros documentos, como el balance de cuentas, el certificado laboral, etc. Enviad una copia, y a ser posible una traducción.

Respecto al alquiler, yo os recomendaría que si no tenéis mucho dinero, buscaseis algo barato como casas compartidas. Yo he decidido alquilar con Sakura House, ya que comparto una casa con otras 3 personas. En otras webs aparecen también habitaciones preciosas en casas compartidas con 9, 10, 12 y hasta 15 personas, así que ojo. Un baño compartido con 9 personas puede amargaros vuestra estancia en Japón. Los alquileres de habitaciones individuales en casas compartidas rondan entre los 50.000 y los 70.000 lo más barato, es decir, que podéis calcular una media de alquiler mensual de 500 a 700 euros. Lo bueno de esto es que muchas de estas casas incluyen la conexión a Internet, por lo que es un dolor de cabeza menos cuando lleguéis aquí.

Una recomendación más: podéis calcular con Google maps, o con la página japonesa de Yahoo, cuánto os costaría el transporte diario hasta la escuela. Esto, que parece una tontería, es extremadamente importante, porque dependiendo de dónde os vayáis, hablamos de una diferencia muy notable a final de mes. Da igual que el alquiler sea 100 euros más barato si está más lejos, porque fácilmente os podéis dejar unos 200 euros en transporte todos los meses. Así que yo os recomendaría que al alquiler suméis el precio del transporte de ida y vuelta por todos los días del mes que vayáis a vuestra escuela. Una vez hagáis el cálculo, decidid.

DSC_0081

No os olvidéis registraros en la oficina que corresponda según el distrito en el que viváis. El registro de extranjeros 外国人登録(がいこくじんとうろく) es muy importante una vez que lleguéis si obtenéis el visado de estudiante. Podéis obtener el seguro de salud al mismo tiempo que hacéis el registro. Si no os lo preguntan, decid en la misma ventanilla que queréis haceros el Hokensho 保険証(ほけんしょう). Con el Hokensho podréis hacer muchos trámites mientras esperáis a recoger la tarjeta de residencia o la tarjeta de estudiante que la escuela os tiene que facilitar. Si no tenéis estos documentos, es muy probable que os pongan pegas para contratar un servicio de telefonía móvil, abrir una cuenta en un banco, u otro tipo de trámites.

Yo he abierto una cuenta en un banco japonés. No obstante, lo que me recomienda gente con más tablas en este país es tener una cuenta en Citibank, para poder sacar dinero sin comisiones en Japón. Si de todas formas decidís abrir una cuenta en un banco japonés, os puedo decir que los requisitos varían dependiendo de la entidad. Por ejemplo, en el Tokyo-Mitsubishi UFJ, que es el más fuerte de Japón, piden la tarjeta de estudiante, además del registro de extranjeros y el seguro. Si no tenéis una de estas tres cosas, no podréis matar al dragón abrir una cuenta en ese banco. Otros bancos no ponen tantas pegas, aunque qué banco decidir es una opción personal.

DSC_0069

Hasta aquí una explicación a la que le faltan muchas cosas, y cuyas pocas cosas que tiene probablemente habrá que corregir. Así que no os perdáis los comentarios, que si los veteranos se portan probablemente os podrán enseñar mucho más.

Camino de regreso: recomendaciones antes de una locura